OPINION

5 factores por los que una persona puede cometer una INFIDELIDAD


La pareja es un ideal, es un ilusorio, se va construyendo frente a las expectativas de vida que se tengan, donde el contexto social y económico, así como todo movimiento que involucra el interactuar humano, definen y ponen sobre la mesa las cartas que se han de jugar en la relación. 

La infidelidad en la actualidad se ha pronunciado como tema central en la relación de pareja, su significado puede variar. Existen países donde se permite la poligamia o las parejas  “swingers” y no necesariamente se habla de infidelidad, aunque esta última se ha considerado también como una perversión. En su mayoría, en países latinoamericanos, la infidelidad es contextualizada como una falta a la moral y se denomina  infiel a aquella persona que osa de manera clandestina quebrantar la confianza que hay en la pareja.

Pero ¿cuáles son los momentos o factores por los que una persona puede cometer una infidelidad? 

1. El enamoramiento: es la primera etapa por la que pasan las parejas, donde el otro se encuentra idealizado y lo malo de la persona no existe, por lo que hay una sensación de placer y satisfacción entre la pareja, sin embargo, cuando el amor comienza a madurar, existe el riesgo de encontrar un hueco, algo que no es posible llenar y por ello, por esa insatisfacción, se busca fuera de; pues la sensación que antes generaba el desconcierto y misterio de los enamorados se ha vuelto ya conocido para ambos y reduce la intensidad del deseo por el otro.

2. El compromiso: es notorio que hoy en día existen menos matrimonios por causas diversas, como el miedo al compromiso y la responsabilidad que conlleva dar el siguiente paso en una relación, esto en algunos casos resulta la causal de un tercero en discordia. El que comete la infidelidad muchas veces se siente atrapado y sin salida, por lo que una alternativa para desprenderse de la pareja se da a partir de poseer a una persona  que no le implique un vínculo amoroso, o sea, el compromiso como tal. 

3. El aburrimiento: las parejas suelen entrar a una etapa de monotonía y rutina, refiriéndose a este momento como “amor por costumbre”. No sólo es la convivencia lo que se ve en conflicto, sino también lo sexual y lo erótico; pues la pareja pierde esa chispa que inyectaba adrenalina en la relación y, por consiguiente, se buscan experiencias que revivan la emoción y el deseo.

4. La soledad: este es un sentimiento o estado que no todas las personas logran manejar. En una relación, se manifiesta a partir del desinterés, el desapego y la falta de atención de uno sobre el otro; el que se vive abandonado, busca fuera de la relación quién satisfaga  su necesidad de admiración, sintiéndose nuevamente como una persona amada, deseada y atractiva.        

5. El narcisismo: existen personas que basan la relación en el poder y el control: el poder se distingue propiamente por la grandiosidad y egocentrismo de quien desea poseerlo toda para sí, una persona llega a ser infiel cuando requiere del reconocimiento de otros para elogiarse así misma, haciéndole ver a la pareja que es capaz de lastimarlo y amarlo al mismo tiempo como nadie más, instaurando en él un miedo irreversible por perderlo todo. 
Éstos sólo por mencionar algunos, sin embargo,  la infidelidad no solo es engañar o quebrantar un código moral, es lastimar, herir y destruir a la pareja..

¿Por qué ser una persona amable?
9 extraños efectos secundarios del amor
Cinco pasos para soportar las críticas y salir ganando
30 miedos ridículos que todos tenemos
El derecho a decir no
¿Cuantas veces piensa en SEXO un hombre al día?
8 señales para saber si soy celoso
Mitos y verdades sobre la infidelidad
10 consejos para convivir en pareja felizmente
10 reglas de oro para comportarse en sociedad