10 VENTAJAS DE ENAMORARSE DE UNA MUJER DE 50 AÑOS O MÁS

 

La publicidad y el marketing utilizan cuerpos y rostros jóvenes y lozanos para vender sus productos. Incluso cuando nos venden cremas antiarrugas, la piel sobre la que se extienden está tan tersa que dan ganas de llorar de envidia, ni hablar de las muñecas perfectas que claman por tal o cual producto para adelgazar y una se queda pensando de dónde van a adelgazar qué pounds… Incluso aquí en Viva Fifty nos cuesta encontrar modelos de mediana edad que nos representen tal y como somos.

 

Lo bueno es que una vez doblado el codo de los cincuenta, una mujer tiene la sabiduría necesaria como para reírse de cómo se supone que es el mundo y disfrutarlo tal y como se presenta. Con la menopausia no llega el ocaso de las mujeres, muy al contrario, enamorarse de una mujer de cincuenta tiene muchas ventajas obvias y otras más ocultas. ¿Quieres saber por qué deberías empezar a tener otro target en tus conquistas si aún no intentaste seducir a una dama de esta franja etaria? Fíjate en la lista a continuación y prepara tus mejores galanterías para tu próxima cita. Y si eres mujer, muéstrale la lista a los hombres que conoces, a ver si así cambiamos la pasión que parecen tener algunos por conquistar sólo jovencitas.

 

 

Por qué la mujer mayor de cincuenta años es un buen partido:

 

1.- Una mujer de esta edad, si tuvo hijos, ha terminado con la crianza de los niños, o por lo menos con la parte más esclava. Serán preadolescentes, o más, y ella habrá organizado su vida de forma tal que cuenta con tiempo libre e independencia. No espera que hagas de “papá” de sus retoños, está buscando un compañero, no un sustituto parental.

 

2.- Después de los cincuenta años, las mujeres ya definieron su carrera y su situación económica, quien más quien menos está organizada con una solvencia financiera que le permite estar más relajada y disfrutar del tiempo libre y el placer con un hombre.

 

3.- El riesgo de embarazo es nulo o muy escaso. Una vez superados los posibles síntomas de la menopausia, ellas se sienten libres de disfrutar del sexo como nunca. Muchas desean vivir lo que nunca hicieron antes, otras gozan sin tapujos de todo lo que aprendieron en más o menos treinta y cinco años de actividad sexual. ¿Te vas a perder todo ese conocimiento práctico?

 

4.- Las mujeres de más de cincuenta no tienen cuerpos perfectos, piel tersa o un vientre plano. Su historia de vida ha marcado cada una de sus arrugas, la flacidez de sus senos o esa barriguita que supo alojar algunos bebés. Pero, con ese mapa de años escrito en la piel, también viene la seguridad de quiénes son y qué pueden hacer. No hay nada más sexy que una mujer que pisa fuerte y está cómoda en su piel.

 

5.- Si disfrutas de una buena conversación, ya sea de política, cultura o cualquier otra cosa, las mujeres de más de cincuenta han vivido lo suficiente como para no abrir los ojos como platos cuando oyen nombrar a los Beatles.

 

6.- Ellas han aprendido mucho, y entre las cosas que dominan con maestría está el hacer gozar a un hombre en la cama. Han probado y experimentado todo o casi todo, así que no se van a asustar con una propuesta descabellada y, desde luego, no se van a quedar mano sobre mano esperando que te encargues de todo. Ellas sí conocen lo de señora en la calle y p**a en la cama.

 

7.- Que tengan más de cincuenta no quiere decir que se hayan vuelto inválidas. Desde golf a equitación pasando por las runners o las locas del trekking. Ellas, hoy, siguen en forma.

 

8.- Una mujer de más de cincuenta ha desarrollado un sentido de la empatía, la comprensión y la ternura que las más jóvenes aún no tienen. Si es hora de escucharte, ellas lo harán con genuino interés. Están abiertas a no prejuzgar y mantienen muchas de sus expectativas intactas, por lo que no dudarán en animarse y enrolarse contigo en una nueva aventura.

 

9.- Una mujer de cincuenta o más no piensa que ya estás mayor para determinadas cosas. Entendieron hace rato que cuando te miras en el espejo sigues viendo el joven que fuiste, solo que tu cuerpo está un poco más gastado.

 

10.- Por eso, porque las mujeres de más de cincuenta se aman como son. Cuando se enamoran de ti, no buscan que seas perfecto, sino que puedas disfrutar con ellas todo eso que tienen para darte, que es mucho y placentero.

 

Además de todo lo anterior, las mujeres de más de cincuenta son coquetas, saben lo que les sienta bien y lo que no, les preocupa muy poco el qué dirán y son tremendamente interesantes y revoltosas. Si solo pudieras tener una cita con una de estas diosas y relajarte lo suficiente como para ver más allá de las arruguitas de sus ojos y centrarte en el brillo con que te miran… te aseguro que podrías escribir tú mismo tu propio decálogo de por qué te enamoraste de una cincuentañera.